Noticias Col
lunes, 29 de noviembre del 2021
Noticias Col

EL DÍA QUE CAMPO ALEGRÍA SE INUNDO… POR: Francisco Chávez

Aquel miércoles 26 de mayo de 1993 desde horas de la madrugada había comenzado a llover. Muchos como de costumbre se levantaron muy temprano para asistir a sus jornadas de trabajo, teniendo que ingeniárselas para salir de sus hogares dado lo prolongado del aguacero. Algunos en sus sitios de trabajo comentaban que de continuar lloviendo podría ocurrir una inundación, otros más optimistas señalaban que los campos estaban provistos de un sistema de bombeo que impediría ese tipo de situación.

Ya en horas de la tarde, aquello era impresionante, tanta era la cantidad de agua que había caído, que aunque parezca increíble un grupo de vecinos salió a recorrer el lugar en bote. En un principio se llegó a rumorar que la estructura del muro de contención había cedido y que las aguas del Lago de Maracaibo comenzaban a expandirse ameritando la evacuación de la zona, lo que provoco que muchas personas huyeran del lugar cargando ropa y enseres. Esta versión fue desmentida rápidamente por los responsables de la gerencia de diques y drenajes quienes manifestaron que se trataba de un fallo en el sistema de bombeo.

Luego de unas horas de lluvia y desperfectos en el sistema de bombeo, Campo Alegría había quedado completamente inundada. Distintos medios de comunicación se apersonaron al lugar para dar a conocer lo que acontecía. Frente a este escenario la empresa Maraven aplico un plan de contingencia. Muchas personas fueron llevadas a sitios que se alistaron como refugios, otras por el contrario fueron a casa de familiares y amigos para que les albergaran ante esta angustiante situación.

Como en toda historia siempre hay un hecho curioso que contar, vale la pena destacar que una vivienda ubicada en la Avenida Bolívar de Campo Alegría no sufrió daño alguno, señala al respecto uno de sus habitantes que se levantó muy temprano y al observar que la lluvia no cesaba le encomendó su hogar al Santo Negro a San Benito quien la protegió de las aguas.

Aun cuando no hubo víctimas fatales las pérdidas fueron millonarias. Las empresas petroleras indemnizaron con cierta cantidad de dinero a sus trabajadores para que trataran de reponer algo de lo perdido. A pesar de que los años han transcurridos aquel recuerdo permanece en nuestra memoria y siempre recordamos con tristeza el día que Campo Alegría se inundó.

Cronista del Municipio Lagunillas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *