viernes, 10 de julio del 2020
Noticias Col

¡ATENCIÓN! Síntomas del estrés que no conoces, pero son mortales

El estrés nos afecta a todos. Durante las horas más ocupadas en el trabajo, al administrar tus finanzas o al enfrentarte a una situación desafiante. El estrés está en todas partes. Y puede desgastarnos y enfermarnos, tanto mental como físicamente.

El estrés es la reacción del cuerpo ante situaciones dañinas, ya sean reales o percibidas. Cuando nos sentimos amenazados, se produce una reacción química en el cuerpo conocida como «lucha o huida», o la respuesta al estrés. Durante la respuesta al estrés el ritmo cardíaco aumenta, la respiración se acelera, los músculos se tensan y la presión arterial aumenta. Es así como el cuerpo se protege ante nosotros mismos.

¿Cuáles son los síntomas del estrés?

El estrés puede afectar todos los aspectos de nuestras vidas, incluidas las emociones, comportamientos, capacidad de pensamiento y salud física. Ninguna parte del cuerpo es inmune. Pero, debido a que las personas manejan el estrés de manera diferente, los síntomas del estrés pueden variar. Los síntomas pueden ser vagos y pueden ser los mismos que los causados por afecciones médicas. Por lo tanto, es importante discutirlos con tu médico de cabecera.

Los síntomas físicos del estrés incluyen: dolor de cabeza, malestar estomacal (incluyendo diarrea, estreñimiento y náuseas), dolores musculares, dolor en el pecho, taquicardia, insomnio, frecuentes resfriados e infecciones, pérdida de deseo sexual, nerviosismo, zumbidos en los oídos, manos y pies fríos o sudorosos, sequedad de boca, dificultad para tragar, entre otros.

Los síntomas cognitivos incluyen: constante preocupación, olvido y desorganización, incapacidad para concentrarse, falta de criterio y ser pesimista o ver solo el lado negativo de las cosas. Los síntomas conductuales del estrés incluyen: cambios en el apetito (no comer o comer demasiado), aplazar y evitar responsabilidades, mayor uso de alcohol, drogas o cigarrillos, exhibir comportamientos de nerviosidad (como inquietud y morderse las uñas).

¿Cuáles son las consecuencias del estrés a largo plazo?

Un poco de estrés de vez en cuando no es algo de qué preocuparse. Sin embargo, el estrés crónico continuo puede causar o exacerbar muchos problemas de salud graves, que incluyen: depresión, ansiedad y trastornos de la personalidad, enfermedades cardiovasculares (que incluyen enfermedad cardíaca, presión arterial alta, ritmos cardíacos anormales, ataques cardíacos y derrame cerebral), obesidad y otros trastornos alimenticios, problemas menstruales, disfunción sexual (como impotencia y eyaculación precoz en hombres y pérdida del deseo sexual tanto en hombres como en mujeres), problemas de la piel y el cabello (como acné, psoriasis, eczema y caída del cabello), problemas gastrointestinales (como gastritis, colitis ulcerosa y colon irritable).

Niveles de estrés

Tal vez sea debido a tu jefe, el tráfico al volver a casa o problemas con un amigo o familiar. Cualquiera sea la causa, es probable que a diario estés experimentando algún nivel de estrés. Pero aunque algo de estrés diario es normal (e incluso puede ser algo bueno para motivarte), el estrés crónico y abrumador puede tener un impacto negativo en tu bienestar físico, mental y emocional. Saber cómo detectar los signos y síntomas de que estás bajo demasiado estrés puede ayudarte a mantenerte alerta y abordar los problemas antes de que dañen tu salud.

Signos físicos

Puedes estar demasiado estresado sin siquiera saberlo. Tal vez tengas ciertos síntomas físicos y los atribuyas a una enfermedad u otra afección. Pero la verdad es que el estrés en sí mismo puede causar problemas en tus órganos, tejidos y casi todos los sistemas del cuerpo. Dependiendo de cómo manejes el estrés, es posible que tus síntomas puedan estar manifestándose desde en tus hormonas hasta directamente en el corazón. Algunos de los signos físicos de que tus niveles de estrés son demasiado altos incluyen:

Signos mentales y emocionales

El estrés también puede afectar la forma en la cual pensamos y nos sentimos, lo que dificulta el cumplimiento de las responsabilidades normales y la toma de decisiones racionales. En algunos casos, este tipo de estrés puede afectar nuestro comportamiento y algunas personas recurren a las drogas, el alcohol, el tabaco u otras sustancias nocivas para hacer frente a estos sentimientos de estrés.

El estrés excesivo también puede afectar el apetito, haciendo que comamos más o menos de lo normal, y puede afectar nuestra motivación para hacer ejercicio y mantenernos en forma. Además, los sentimientos que se generan cuando estamos estresados pueden hacer que nos alejemos de nuestros amigos y familiares y que nos aislemos.

Las personas pueden aprender a manejar el estrés y llevar vidas más felices y saludables. Aquí hay algunos consejos que te ayudarán a mantener a raya el estrés: mantén una actitud positiva; acepta que hay situaciones que no puedes controlar; sé asertivo en lugar de agresivo; afirma tus sentimientos, opiniones o creencias en lugar de enojarte o ponerte a la defensiva; aprende y practica técnicas de relajación (prueba la meditación, el yoga o el tai-chi para controlar el estrés); haz ejercicio regularmente (el cuerpo puede combatir el estrés mejor cuando está en forma).

Con información de Noticias 24

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *