Noticias Col
miércoles, 23 de junio del 2021
Noticias Col

OPINION |ENTÉRATE Y SÚMATE VENEZUELA DEMANDA MÁS AMOR por ANTONIO URDANETA AGUIRRE

Mientras la pandemia china extiende sus tentáculos a lo largo y ancho de la Venezuela disminuida de hoy, el régimen gubernamental de este país se aprovecha del momento para montar una nueva farsa electoral, sin importarle un bledo en qué proporción empeoraría la situación nacional, una vez que un evento comicial cuestionado aquí y en el resto del mundo desde su origen, sólo sirva para “echarle gasolina al fuego”.

Es cierto que las elecciones parlamentarias deberían hacerse este año, según la Constitución vigente. Pero también es una realidad innegable que el virus asiático está en la calle en pleno ascenso. Por supuesto, tal circunstancia incide directamente en todos los pasos legales y reglamentarios del proceso electoral respectivo. Sin la cobertura total y eficiente de dichos pasos, el acto de votación perdería la mayor parte de su legitimidad. De este riesgo está consciente cualquier persona que piense y actúe racionalmente.

Fundamentado en esos pormenores enunciados y en la concepción universal de lo que implica el derecho al sufragio, considero que las condiciones para la realización de las elecciones parlamentarias en la fecha establecida por el Consejo Nacional Electoral (CNE), son por lo menos insuficientes. Asumir la aventura de que el proceso en general sea calificado como fraudulento, es agregarle más eslabones a la cadena de calamidades que ya, desde hace bastante tiempo, padecemos los venezolanos.

Porque creo que la posibilidad de que todos los seres humanos somos capaces de reflexionar, le atribuyo esa cualidad a quienes hoy impulsan el evento electoral al cual me refiero. Por eso espero de ellos, cualquiera sea su ideología o simpatías políticas, que se dediquen a pensar durante varios minutos, o el tiempo necesario, en Venezuela, en nuestra identidad nacional, en el acervo patrimonial que representa la patria que empezamos a construir el 19 de abril de 1810. ¡Hoy Venezuela más que nunca demanda la sensatez y el amor de sus hijos!

Si es verdad que en la política también tienen lugar los milagros, que la providencia divina ilumine la conciencia de quienes pueden evitar que Venezuela dé otro salto al vacío. Se acabó el tiempo de culparnos unos a otros, en cuanto a la severa crisis de la que nadie escapa. ¡Llegó el momento de unir voluntades, por muy disímiles que éstas sean, para meterle el hombro a Venezuela; ella demanda hoy más amor que nunca!

ANTONIO URDANETA AGUIRRE                             
Educador – Escritor
[email protected]
@UrdanetaAguirre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *