Noticias Col
viernes, 12 de agosto del 2022
Noticias Col

Rafael Ramírez aboga por una junta patriótica para sacar a Maduro

El exministro de Petróleo de Venezuela y expresidente de PDVSA Rafael Ramírez dijo, durante una entrevista con Efe, que el país debe generar un «proceso de unidad nacional con una junta patriótica» para remover a Nicolás Maduro del poder, ya que considera que no está capacitado para gobernar.

«Tenemos que ir con un proceso de unidad nacional con una junta patriótica como la que tuvimos en el año 58 para sacar al dictador Marcos Pérez Jiménez, uniendo todos los factores políticos apegados a la Constitución, a nuestros planes y el respeto a nuestras leyes», señaló.

Ramírez, quien culpa a Maduro de la actual situación económica y social del país, aseguró que «el daño es tan profundo que no se va a resolver solo», por lo que aboga por una un proceso de unidad nacional «que restablezca, en primer lugar, la institucionalidad, el hilo constitucional, las leyes».

En su opinión, Maduro «está manipulando todo para mantenerse en el poder» y, de ese modo, no hay lugar para un espacio «democrático».

«Se mantendrá en la medida en que la oposición no sea soberana en la toma de decisiones, en la medida que le impongan, que sean tan sectarios. Ellos no acaban de ver que el chavismo no tiene nada que ver con el madurismo», señaló el exministro.

Insistió en que «el chavismo es un sentimiento, una reivindicación social, un movimiento progresista, de avanzada. Debemos adaptarnos a la nueva situación y tenemos que hacerlo, hacer algo como en España después de la muerte de Franco».

Sin talante democrático 

El expresidente de PDVSA explicó que en 2018, cuanto se estaban planteando las elecciones a la Presidencia, él quería postularse como precandidato del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) para competir con Maduro, pero este «no tiene talante democrático y es imposible».

Aseguró que en las actuales condiciones, tampoco «se puede ir a elecciones (legislativas del 6 de diciembre) «porque es increíble como Maduro hace lo que le da la gana con el poder Judicial, con la Fiscalía, con los organismos de seguridad» con el objetivo de ganar.

Ramírez criticó que no puedan votar libremente los más de 4 millones de venezolanos que están fuera del país, entre los que él mismo se encuentra. «No se puede».

«Él (Maduro) tiene un control a través de los programa de cajas CLAP y las ayudas, que cualquier persona que emita una opinión política, sea de un partido, periodista, militar, termina preso».

Eso genera, según el exfuncionario, «miedo» a elegir y manifestarse libremente, por lo que «Maduro va a utilizar estas elecciones para mantenerse en el poder de manera ilegítima, no por las razones que dice Guaidó, sino porque cuando tú te desvías de sus objetivos, pierdes tu libertad».

Sin Constitución, sin leyes

La situación de Venezuela «es un desastre» porque «se está violando la Constitución, las leyes» y, ante esto, «no hay soluciones mágicas para recuperar la estabilidad del país y la prosperidad.

«Yo rechazo las sanciones, las invasiones, no acepto que ninguna tropa ponga un pie en nuestro país, pero también rechazo estas elecciones», reiteró Ramírez, quien, igual que la oposición venezolana, las considera un fraude.

Aseguró no entender «cómo los militares han participado de esta violación de la Constitución, teniendo que ser ellos garantes. Pero los dictadores más emblemáticos, al final, caen, porque el país es insostenible y ya no pueden gobernar, no pueden resolver (…) así que en algún momento habrá una salida», que espera, sea en el marco de la Constitución y «por la movilización del pueblo».

«Pero ahora mismo, Maduro tiene organismos como las FAES (Fuerzas de Acciones Especiales) que son organismos criminales, con ejecuciones extrajudiciales, un sistema de terror y le va muy bien», agregó.

No obstante, confió en que «hay solución» aunque «costará mucho», porque «han destruido el país para mantenerse en el poder, haciendo barbaridades desde el punto de vista político, jurídico, económico».

Colapso operacional de PDVSA

Cree, además, Ramírez que Nicolás Maduro «va a caer por el desastre» que ha provocado en la empresa estatal PDVSA.

«El problema de PDVSA no es un problema técnico, sino político. Es Maduro quien toma las decisiones, es el presidente de la República quien coloca los miembros de la junta directiva. Con Maduro no hay manera (…) Maduro no se ha dado cuenta que él va a caer por el desastre de PDVSA», aseguró .

El antiguo aliado de Hugo Chávez y ministro del Petróleo durante una década, entre 2004 y 2014, considera que Maduro tratará de hacer «alguna intervención» pero cree que el problema de base es que ya han pasado por la empresa estatal petrolera, bandera de Venezuela, «más nueve juntas directivas, fracaso tras fracaso».

«Están muy mal. Esta gente no solo (no) tiene el conocimiento, sino que tampoco tiene el interés, porque al debilitar a PDVSA, la están privatizando, violando la ley, la Constitución. Están entregando una actividad que está reservada al Estado venezolano a su grupo económico que los sostiene en el poder», denuncia.

Por eso, está convencido de que, con el actual Gobierno, «PDVSA no se levanta y privatizándola tampoco» y denuncia que la empresa está hoy en manos «amigos» y «militares», algo que a Chávez «nunca se le ocurrió» hacer.

Ramírez, actualmente fuera de Venezuela y perseguido por la Justicia del país petrolero, donde está acusado de «peculado doloso propio, evasión de procedimiento licitatorio y asociación (para delinquir)», considera que hoy PDVSA está «colapsada operacionalmente.»

«Está colapsada operacionalmente, en sus procedimientos de producción, de infraestructura, de compra. La gente no entiende que no solamente hay que saber de petróleo, sino que hay que saber mucho de producción petrolera, de yacimientos, de refinación. No vale que tú puedas poner una junta directiva de militares o de la guardia nacional o a tus amigos para hacer ese trabajo», subraya.

Por eso, considera que la producción de petróleo ha bajado en 2,64 millones de barriles diarios, al pasar de cerca de tres millones a casi 340.000, una cifra que desde hace meses no publica el Gobierno de Maduro.

Para Ramírez, ese descenso «es una barbaridad» y no se ha producido una caída así «ni en una guerra», ya que no se produjo tras la Guerra de Irak.

Sin capacidad de refinado

«Además, todo el parque de refinación está colapsado, no pueden producir gasolina. Al mismo tiempo que están intentando reactivar las refinerías, los ingenieros están presos. Están tratando de reactivarlas con personal sin conocimiento y así vienen los derrames», explica.

Por eso, considera, se produjo recientemente un «derrame sin precedentes en la refinería de El Palito, la mayor del país, que afectó incluso al Parque Nacional Morrocoy.una joya medioambiental en el norteño estado Falcón.

Maduro y su Gobierno culpan a las sanciones promovidas por EE.UU. de causar el colapso de la industria petrolera, y de la economía venezolana, sin embargo, Ramírez concluye que el actual Ejecutivo observó desde 2016 «la cantidad de errores que se estaban cometiendo y como el país se perfilaba a un escenario de confrontación extrema que nunca habíamos tenido».

«Las sanciones lo agravan, pero la crisis económica ya había comenzado en 2015», afirma. 

La Verdad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *