martes, 01 de diciembre del 2020
Noticias Col

Caraqueños hacen largas colas para surtir gasolina

La escasez de gasolina ya no conoce de límites, no distingue de ciudades y ha llegado a la capital venezolana. Este miércoles 11 de diciembre, Caracas amaneció con largas colas en la mayoría de sus estaciones de servicio.

Los ciudadanos buscaban con desespero surtir sus tanques de combustible.

Desde el oeste hasta el este de la ciudad capital, las colas en las bombas de gasolina no se hicieron esperar, lo que causó alarma entre la ciudadanía caraqueña, quienes aseguraban no haber visto esta situación desde el conocido paro petrolero del 2002.

Así se dio a conocer a través de las redes sociales, donde se hicieron pública largas colas para surtir de combustible en sectores como: Chuao, Caricuao, El Cafetal, El Paraíso, Los Palos Grande, la avenida Andrés Bello, Santa Mónica y la avenida San Martín.

Sindicalistas del sector petrolero informaron que la escasez de combustible se debe, entre otros factores, a que la planta Desintegradora Catalítica de la Refinería Amuay, la única planta procesadora que estaba en servicio en el país, está paralizada desde el pasado 3 de noviembre por fallas en equipos, lo que detuvo la poca producción de gasolina que había en Venezuela. 

La planta de Amuay producía entre 35.000 y 40.000 barriles por día de una gasolina no terminada, de muy bajo octanaje, de entre 60 y 65 octanos.

Según Iván Freites, directivo de la Federación Única Nacional de Trabajadores Petroleros de Venezuela (Ftupv), ahora Venezuela depende de la importación. Al país llegan diariamente entre 100.000 y 150.000 barriles de gasolina, “que no va al mercado interno, pues una parte va para Cuba y otra se va por contrabando”.

“Están sacrificando a los venezolanos por Cuba y por el contrabando. Esto viene pasando desde hace años, y por eso nosotros hemos venido denunciando que la Asamblea Nacional tiene que asumir su responsabilidad en este problema que tenemos en cuanto a los combustibles y los refinados, y que de una vez por todas anule el convenio que hicieron Fidel Casto y Hugo Chávez de prácticamente regalarle refinados a Cuba, en este caso gasolina y gasoil”.

El dirigente sindical denunció que el pasado 5 de diciembre el buque Alicia salió desde Amuay rumbo a Cuba con 50.000 barriles de gasolina y 140.000 barriles de gasoil. Además, señaló que más de 40.000 barriles diarios salen de Venezuela por contrabando.

“Si se logra anular el convenio Cuba-Venezuela y se toman medidas que eviten que el contrabando siga reinando en Venezuela, no se presentaría el problema de la escasez de combustible que estamos teniendo en este momento”.

Para que los buques entren sin ser detectados, principalmente en el puerto de Amuay, el sindicalista petrolero explicó que primero desconectan el sistema de localización en tiempo real. Luego apagan las luces del navío y por último remolcan el carguero hacia el puerto. 

“Ahí carga lo que tenga que cargar de gasoil y gasolina. Todo esto es una triangulación con Cuba que siguen manteniendo”, dijo.

En menos de dos décadas y con Pdvsa en manos de una administración “roja rojita” capitaneada por Rafael Ramírez entre 2004 y 2013, la falta de inversión, el nulo mantenimiento, la corrupción y el éxodo masivo de trabajadores capacitados llevaron a las refinerías venezolanas a un estado de deterioro y abandono tal que ahora prácticamente no procesan gasolina.

Fuente: TalCual

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *