Noticias Col
miércoles, 23 de junio del 2021
Noticias Col

Ronny Diaz: «Construyamos un gran acuerdo»

Venezuela tiene experiencia en acuerdos, el 31 de Octubre de 1958, a diez meses de la caída de la dictadura y faltando unos días para las elecciones los dirigentes de Acción Democrática, Unión Republicana, y  el Partido Socialcristiano COPEI suscribieron el pacto de punto fijo, lo que hoy se llamaría un pacto de gobernabilidad. En él se compromete a respetar las reglas, a trabajar juntos por objetivos comunes de afianzamiento de la democracia y a compartir la responsabilidad de gobernar con independencia con quien resulte ganador en los comicios del 7 de diciembre.

Lo primero a destacar es lo inusual de este pacto, nunca antes en nuestra historia hubo algo igual, y nunca después lo habido. Las diferencias entre Betancourt, Villalba y Caldera no era menores y los conflictos entre ellos y sus organizaciones políticas había sido muy agudas.

No era pues, los 3 líderes, socio ni aliados, venía de ser rivales encarnizados. El paso que daban era potencialmente costoso en lo político, pues sus respectivos seguidores tendrían dificultades para asimilarlo, en una Venezuela para la cual la convivencia política era todavía extraña. 1958 estuvo signado por el llamado » Espíritu del 23 de enero» , un clima de encuentro que reclamaba entendimientos mayores.

Abordan temas de acción política y administración pública: Constitución democrática con carta derecho económico y sociales y legislación correspondiente,  y reforma administrativa con nociones de eficiencia, estabilidad funcionarial, continuidad y lucha contra la corrupción; política económica con base en un plan integral de desarrollo de largo alcance,  con estímulo a la iniciativa privada y papel preponderante del Estado en la promoción de la riqueza nacional; paz social y laboral mediante política sociales avanzadas;  política educacional dirigida a la democratización del acceso y la dignificación del magisterio; profesionalización de las Fuerzas Armadas; defensa del inmigrante  y equiparación de sus derechos con los de los trabajadores venezolanos; y política internacional de paz y cooperación, con acento en América Latina, respeto a la autodeterminación de los pueblos.

Rómulo Betancourt al asumir la presidencia dice:  Y al recuperar el país su fisonomía democrática, el pacto para erradicar el despotismo se transformó en otro, de tregua en la pugna interpartidista y de ese esfuerzo coordinado para ofrecer a la nación soluciones a sus problemas básicos, político, económicos y sociales.

Su interpretación es que la dirigencia política aprendió la dura lección, en la clandestinidad, las cárcel, en el destierro o sobrellevando en la calle una libertad siempre precaria, que negarse el pan y la sal no conduce a nada. Hoy necesitamos reconciliación progresiva, reconciliación que no supones que cada quien o cada sector deje de pensar como piensa o tenga que disimularlo para sobrevivir. Reconciliación sin rendiciones , en torno a unas reglas para normar la vida ciudadana, dar una marco al funcionamiento del poder público y establecer los modos para que la voluntad del pueblo se exprese y sus decisión se acate. Reconciliación con un compromiso de respeto mutuo, respeto a la Constitución, y al orden civil y democrático que de su recta aplicación se deriva .

En democracia nadie se lleva todo, no hay ganadores absolutos, ni perdedores definitivos es la regla de oro en democracia, por encima de nuestras diferencias políticas debe estar nuestra convergencia en recuperar nuestra patria , TODOS debemos unir esfuerzo y luchar de manera conjunta para evitarles tanto sufrimiento de nuestra gente.

RONNY DIAZ

SOLUCIONES PARA VENEZUELA. ( LARA)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *