Noticias Col
domingo, 16 de junio del 2024
Noticias Col

González Urrutia aventaja a Maduro en los sondeos más confiables sobre las presidenciales de Venezuela

El candidato opositor, respaldado por María Corina Machado, lleva la delantera al chavista, que ha mejorado la baja aceptación con la que contaba hace un año

El hasta hace poco desconocido Edmundo González Urrutia – que se presenta a las elecciones presidenciales de Venezuela respaldado por María Corina Machado, líder opositora a la que le fue impedida la participación en la contienda- tiene una intención de voto ya cercana al 50%, según la media de los sondeos que han sido publicados hasta ahora. Por su parte, el candidato oficialista y actual presidente, Nicolás Maduro, ha escalado algunos puntos, y sus niveles de adhesión oscilan entre el 22% y el 25%.

Saúl Cabrera, de la firma Consultores 21, afirma que los comicios de este 28 de julio van camino a polarizarse de nuevo: “González Urrutia ya tiene para sí casi todo el respaldo que tenía María Corina, y puede seguir creciendo”. Gracias a los celulares, las redes sociales y los grupos de WhatsApp han impulsado González Urrutia, que pasó, en muy pocos días, de ser un total desconocido a estar plenamente identificado por la mayoría de la población. Cabrera comenta que “los candidatos minoritarios y los partidos judicializados no han despegado, se mantienen en márgenes pequeños y similares”, en referencia a los partidos que simulan ser oposición, pero que se encuentran bajo el ala del chavismo. “Creo que no le salió al Gobierno ese intento por fragmentar el voto”, añade.

Félix Seijas, analista político, actuario y director de la encuestadora Delphos, coincide en que el candidato opositor tiene margen para seguir ganando apoyo, “sobre todo por los indecisos”. Al analizar al candidato oficialista, apunta que “Maduro ha ido escalando puntos progresivamente en aceptación desde el año pasado”. Es decir, su campaña, a la que se han sumado el presidente de la Asamblea, Jorge Rodríguez, y el vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, ha tenido impacto. “En este momento está cercano a 25%. Pero algo estancado sobre ese dígito, al menos en este momento.”

La difusión y análisis de encuestas, un evento completamente natural en cualquier cita electoral democrática, se ha ido convirtiendo en una especie de tabú público en Venezuela, en virtud de la irritación que producen sus contenidos a ciertos funcionarios chavistas. En una rueda de prensa ofrecida la semana pasada, Rodríguez desmintió a las encuestadoras que retrataban la realidad política del país (las mismas que pronosticaron todas las victorias de Hugo Chávez en el pasado), y agregó que la difusión de esos números formaba parte de un plan calculado para denunciar anticipadamente un fraude y desconocer a las instituciones venezolanas.

“Desde ya lo advertimos: aquel que desconozca los resultados electorales o altere la paz pública, antes, durante, o después de las elecciones, va preso. Luego no digan que no fueron advertidos”, declaró. Es muy común que, en la confusión informativa de las redes sociales, circulen datos de firmas encuestadoras desconocidas que colocan a Nicolás Maduro liderando cómodamente los sondeos de opinión. Estos números son colocados y desglosados en los espacios de opinión de la televisora estatal venezolana.

Controlando los contenidos de las televisoras privadas y encadenando la señal de televisión varias veces a la semana, con un despliegue invasivo y desigual en la promoción de sus consignas, la plana dirigente chavista despliega, al mismo tiempo, una campaña en la cual denuncia “la censura” de la cual es víctima este movimiento en las redes sociales. “Si algo está muy claro es que María Corina Machado tomó la calle, su liderazgo le fue de las manos al Gobierno”, afirma Jesús Seguías, director de la firma Dataincorp, periodista y analista político, tradicional crítico de los procedimientos de Machado.

Para Seguías, la tutela que ejerce Machado sobre González Urrutia, sin embargo, va a dificultar aún más la transición. “Las concentraciones que ha organizado Machado en este tiempo han sido masivas, en algunos pueblos, incluso, históricas en sus dimensiones. Eso no se puede negar. Es un proceso que no habíamos visto, en lugares remotos que antes fueron chavistas, donde castiga más duro la crisis nacional. Hay un deseo de cambio muy profundo entre los venezolanos.”

“La enorme diferencia que hay entre ambos candidatos en las encuestas no quiere decir que ese será el resultado del 28 de julio”, matiza Seguías, en calidad de advertencia. “El Gobierno está manejando el escenario actual con enorme precisión porque sabe lo que se está jugando. El liderazgo protagónico de Machado le coloca muchos impedimentos a la posibilidad de una transición a la democracia. Si quien encabeza el proceso es Machado y González Urrutia no es capaz de garantizar nada por sí mismo, pues no habrá transición. Cualquier paso en falso de la oposición la sacará del camino”.

El triunfalismo

Hace pocos días, en unas declaraciones que fueron muy comentadas, el economista y analista político Luis Vicente León, socio directivo de la firma Datanálisis, prevenía al campo democrático sobre “el triunfalismo” existente, afirmando que la tarea de doblegar electoralmente al chavismo en ningún modo estaba lista, y que nadie debía confundirse con el tamaño de las manifestaciones opositoras, puesto que estas ya han tenido lugar en el pasado, sin resultados.

León afirmó que es “una mentira podrida” decir que la ventaja entre las fuerzas opositoras y las chavistas sea tan asimétrica en favor de los primeros, y pidió tener en cuenta otras variables, que según afirma no deben ser subestimadas, como la organización, arraigo y disciplina de las filas chavistas en toda la geografía nacional; el control institucional que detentan en este marco; los índices de abstención; el papel de los indecisos y los votos que puedan llevarse los candidatos minoritarios.

Mientras, en medio de un enorme despliegue publicitario, la plana dirigente chavista prosigue con sus recorridos por el país con tono optimista, en medio de una andanada de spots en los cuales sus militantes también se comportan como si la victoria estuviese asegurada. De esto no tiene dudas Diosdado Cabello, que varias veces ha pronosticado “una victoria arrolladora, esplendorosa”.

Si los niveles de participación aumentan, las posibilidades de la oposición podrían elevarse, pero se podrían complicar si la tendencia es la opuesta. “Las interpretaciones de nuestros estudios están hechas calculando, al menos, un escenario semi-competitivo”, afirma Saúl Cabrera. “Hasta el momento, el 70% de los electores consultados está dispuesto o considerando participar.” Durante la primera semana de junio, entretanto, han ido aumentando los rumores sobre otra maniobra institucional para sacar de carrera al candidato opositor invocando algún formalismo legal a través de la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia. A menos de dos meses de las elecciones, todo puede pasar en Venezuela.

Fuente: elpais

Tu opinión es importante para nosotros, déjanos tu comentario y síguenos en InstagramTwitterFacebook y YouTube recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo con nuestro grupo de WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola
En que podemos ayudarte?